Columna en La Segunda: “Las Constituciones no son para Siempre”.

11407215_10206010229431135_4675740616567344133_n

Columna Publicada en La Segunda.

Según cuenta el mítico relato de Homero, Ulises debía pasar cerca de una isla poblada de sirenas en su viaje de regreso a Ítaca. Esos legendarios seres, mitad mujer, mitad pez, eran famosos por emitir un dulce canto que cautivaba a los marineros y los inducía a aproximarse a su isla. Una vez cerca de ella, y aturdidos por el irresistible canto de las sirenas, los navegantes encontraban la muerte en sus fauces.

Ulises fue advertido de ese riesgo y sabiéndose débil para comportarse racionalmente en esas circunstancias, pero queriendo escuchar su canto sin convertirse en alimento de las sirenas, diseñó una estrategia para sortear el peligro.  Hizo que sus marineros lo ataran al mástil de la nave y se taponaran los oídos con cera. Les ordenó, además, que no lo desatasen aunque él lo pidiera mientras permanecieran cerca de la isla. Sin embargo, muy astutamente, él no cubrió sus oídos, pues además de querer escuchar la melodía de las sirenas, necesitaba hacerlo para saber cuándo ya había cesado el peligro.

Este plan elaborado por Ulises se parece mucho a lo que hacen las sociedades al redactar una Constitución. Los pueblos, procuran dar protección a ciertos bienes, principios o valores, mediante la elaboración de una norma especial: la Constitución. A ella se le atribuye un valor especial por sobre el resto de las reglas que organizan la vida en sociedad, de tal forma, que ninguna ley o norma puede contravenir lo dispuesto por la que también se llama Carta Fundamental. En este sentido, los pueblos “atan sus manos” a un mástil que llaman Constitución, para evitar caer en la tentación de agredir aquello que en un momento determinado se quiso resguardar.

Sin embargo, se debe tener presente, como enseña el relato de Homero, que el astuto plan de Ulises es diseñado y ejecutado por él mismo y tiene una duración determinada. Es Ulises, quien tiene certeza de que durante un periodo de tiempo será capturado por la irracionalidad, pero que una vez superado ese episodio, debe continuar definiendo el rumbo de su nave con sus manos desatadas del mástil.

Por eso, una Constitución no puede ser eterna. Porque en la práctica no sólo limita la libertad de quienes la crean, sino también la de generaciones posteriores.

Los pueblos deben tener conciencia de que son dueños del derecho a revisar, modificar e incluso cambiar sus constituciones. Porque las generaciones pasadas no son necesariamente más racionales que las presentes o las futuras. Porque las necesidades cambian con el paso de los años y las estrategias de antaño no son siempre útiles para los desafíos de hoy. Y, porque el protagonista de esta fábula, como buen capitán de un navío, sabía que mientras algunos momentos demandan atarse de manos para evitar peligros, en otros es indispensable tener las manos libres para corregir el rumbo de la nave. Especialmente cuando los acontecimientos así lo requieren.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s